Colgajos de perforantes

 

Los colgajos de perforantes han surgido para reducir la morbilidad (el daño) producido en las regiones anatómicas de las que se obtienen los injertos de la cirugía reconstructiva. Gracias a este tipo de técnicas se pueden obtener injertos que satisfacen las necesidades de la reconstrucción de la región "receptora" sin añadir secuelas en la región "donante".

Se trata de técnicas que se describieron hace casi 30 años, pero han tardado en popularizarse debido a la creencia inicial por parte de los cirujanos de que eran excesivamente complicadas. Sin embargo, el uso rutinario de medios de magnificación, como la mejoría de los conocimientos anatómicos y quirúrgicos, así como la existencia de cursos donde se dan a conocer de primera mano estas técnicas, ha hecho que cada vez más se utilicen los colgajos de perfonantes en numerosas aplicaciones clínicas.